Ir al contenido principal

Entradas

Amor natural

  Me dijiste voy yo te dije espero y en llegando que llegaste tú completamente  de la distancia breve y del breve tiempo abrí mis brazos para recibirte abrí mi puerta y te invité a sentarte —pequeñita mía, hermosa criatura. Qué bella estabas, lo recuerdo brillabas, y era increíble estar ahí brindando con vino o convidándonos tequila con limón y sal aquella noche de la despedida.
Entradas recientes

Un mundo lleno

  Dos silencios juntos hacen ruido dos corazones latiendo son como un mar presuroso la soledad se ha hecho tan grande que es casi un hecho que hay desaliento en las calles que la ciudad está arropada como se arropan los muertos, en medio de un silencio tétrico, en la sombra todo hecho huesos todo acabado en el momento ni siquiera perfecto el instante, casi cero, casi nada entre vertiginosas elipses que caen como todo cae en el espacio. Giros y giros crearon el universo, la electricidad y el calor explotaron, por el frente de mi casa pasaron los caballos y las vacas levantando el polvo de aquella explosión, la voluntad de un dios que despertaba gigante, ciego entre la nada, sin voces aplastado, sin dimensiones. He aquí que al mundo, o lo que había, comenzó a nacerle ramas, de repente había suelo en que pisar y se escuchó tras una montaña, —que ya las había—, el relincho de un potranco. Se escuchaba, se empezó a escuchar, había cosas que oír, los truenos, los volcanes, los combates de lo

Panorámica de la poesía dominicana del siglo XXI

La literatura dominicana, según el escritor Abelardo Vicioso, inicia a partir del siglo XVII y es, según los ámbitos académicos, en 1877 que se publica el primer libro de versos de un solo autor, nada más y nada menos que “Fantasías indígenas”, de José Joaquín Pérez. Lo siguiente es el siglo XX, período en el que madura y se consagra una tradición rica de casi todos los géneros, pero en especial la poesía, toda una gama de movimientos, grupos, generaciones y lobos solitarios anteceden a la generación poética que surge en las primeras dos décadas del siglo XXI. Antecedidos por un neoclasicismo y un romanticismo rezagados y superando la fiebre modernista desatada por Rubén Darío, la cual afectó hermosamente a nuestro vate Fabio Fiallo, se produjeron en el transcurso del siglo pasado movimientos y vanguardias como el vedrinismo, el postumismo, los independientes del 40, la Poesía Sorprendida, la generación del 48, la del 60, la de posguerra, el pluralismo, generación de los 80, el interio

Dos sonetos y un romance

      Visión de noche en alba Cielo, la noche ha dorado su alba llora luna sobre las cañas, cielo ron de lágrimas, tan duro, que enalba venas de negro camino hacia un vuelo por donde pasa un pájaro que ralba piel sembrada de rocío que afielo en la gota constante y el alma zalba. Mi agua flora, narcótica, que mielo. Sigue así, noche, bajando sendero. Llega luz en tus suelas blandas, ámame. Funde sol y aguas. Enciende el tuero. Ve, ilumina, despierta aseladero. Exprime, cielo, la pereza y háblame. Sueño estanque, mi luz abrevadero. ***  Voraz germinal   Un pez aletea en sueños de viejas resonancias un ave boga aguas asaetadas por luceros ese pez y esa ave, son heridas, son voceros de la carne noche, de las púrpuras instancias   del cielo, su bóveda pulida por centellas,  forjado en clásicas batallas de centauros. Pez y ave, ave y pez, noches blancas, lunas luvias alegóricas, cauce de sónicos veleros.   Una canción, un cuerpo, dos signos para una cruz. Ese cielo labrado en maderas explosi

Un soneto

Por la noche Cela Las casi lluvia flores de esta noche la oropel bestia andullo sin presa ni garra carrera felina abroche fístula Cela pequeña hija persa Cela menguada a caballo de coche tuesta máscara la flama de fresa de tus rizos Cela mi piel que rose turbo pétalo a tres pisos de maleza espectral materia superficie oro volanda desguaza llega su mártir  al cruce de lobos ocaso devoro trote de estrellas hoy cabalga vivir Cela mareada truena alto lucero cuesta río lluevo auro paradero. (Por José Ángel Bratini)

La rima no hace al verso

  (2 de 2) El poeta inglés John Milton publicó en 1667 “El paraíso perdido”, poema épico que se convirtió en un clásico de la literatura universal, compuesto en versos blancos porque su autor consideraba la rima como un recurso artificioso que además no tenía importancia en la métrica grecolatina. Milton era un rebelde y a la vez un hombre muy cultivado en las bases de la literatura occidental, su postura no era simple necesidad de oposición, sino que logró entender que para lograr el matiz necesario para la que sería su obra capital debía acceder a un verso sin artificios que, en muchas ocasiones, se empleaba para encubrir la debilidad y hasta el prosaísmo de ciertas composiciones. En un plano especulativo es posible imaginarse al viejo bardo inglés preguntarse: ¿acaso la rima hace al verso? Y seguramente la respuesta sería, “no lo creo”. Y es que el verso blanco era cultivado por los poetas más experimentados, ya que al emplearse en poemas carentes de rima, pero no de medida, la exig

Una labor incansable

    Prólogo de la antología poética "El llamado, Mateo Morrison", por José Ángel Bratini La era que se inicia en República Dominicana a partir de los años sesenta, en el ámbito de la vida cultural y política, se caracteriza por la convergencia de ideas y movilizaciones nacidas en el seno de los diferentes clubes y organizaciones de jóvenes con la sensación reciente en sus cuellos de haber levantado cabezas luego de décadas sumergidos en las sombras. El momento para el mundo es convulso, de bando contra bando, la historia de la mayoría de los pueblos se resume a la confrontación dialéctica asumida como mecanismo del devenir, procesos supuestamente libertarios o sublimación de la violencia en el afán por completar las ambiciones de poder de los buenos o de los malos, quién sabe, no es momento para juzgar, sino para hablar de cómo se abrieron en provecho de la literatura aquellos nichos importantes de los que hoy podemos ver sus frutos: narradores y poetas notables, pero también