martes, 17 de junio de 2014

La sangre

Sólo la sangre
la sangre sólo, son mis ojos
y en ella también me ahogo.

Yo perdí los labios
en el corazón de una cereza,
por el odio y la vergüenza
resultó dañada la cereza.